Fijó para el 22 de febrero una audiencia tras la cual podrá suspenderse en la provincia la implementación definitiva de la tarjeta. Uno de los problemas denunciados es el rápido agotamiento del monto límite de crédito del que disponían algunos comercios.

“Pedimos que coexista la SUBE junto al expendio de boletos hasta tanto se prevean todos los mecanismos para que el sistema funcione correctamente”, dijo a Télam Alicia Chalabe, del Comité de Defensa del Consumidor (Codelco) de Jujuy, al confirmar la fecha fijada para resolver el recurso de amparo presentado.

Chalabe señaló que buscan que “todos los usuarios del transporte público accedan al servicio con la ampliación del crédito en las tarjetas y solucionar el caso de los usuarios adultos mayores que gozaban del beneficio de gratuidad”.

Sobre la medida, aseguró que se solicitó “se ordene de manera inmediata a la Municipalidad de San Salvador de Jujuy – única comuna donde se implementó completamente el sistema el pasado 1 de febrero- que autorice a las empresas de transporte a ofrecer el boleto típico y el mismo se pueda abonar en efectivo”.

Chalabe, quién remarcó que el recurso fue presentado en conjunto con la Asociación de Protección a Consumidores del Mercado Común del Sur (Proconsumer), recordó que fue impulsado por “numerosas denuncias que recibieron de vecinos jujeños durante los últimos cinco días a través de la página web de la Codelco y en la sede”.

Cientos de usuarios del servicio de transporte público en San Salvador de Jujuy manifestaron malestar en los últimos días por tener que peregrinar por distintos centros de recarga de la tarjeta Sube.

Según pudo constatar Télam, uno de los problemas denunciados es el rápido agotamiento del monto límite de crédito del que disponían algunos comercios, que era de 10.000 pesos, lo cual generaba que la gente vaya de un punto de venta a otro y tenga que realizar largas filas.

Frente a esa situación, el gobierno jujeño había gestionado ante la empresa Nación Servicios la ampliación del monto a unos 25.000 pesos, lo cual a pesar de hacerse efectivo, no modificó los inconvenientes de congestión y malestar de los usuarios.

Otros problemas se vinculan con el cobro indebido de adicionales y la falta de bocas de expendio, ya que si bien figuran cerca de 90 centros de carga, los vecinos manifiestan que son “escasos los comercios que brindan el servicio en los barrios”.

Fuente: Télam

Related Posts