La construcción de la estación espacial que China realizó en la provincia de Neuquén, ubicada en la Patagonia argentina, está en su punto final y sólo resta que comience la etapa más interesante del proyecto: controlar las misiones espaciales que realizará ese país a la Luna y a Marte en los próximos años.

“Estamos desmovilizando porque está prácticamente lista. Estamos en fase de terminación total y entregamos la obra”, aseguró Sergio Zingman, a medios locales, durante una recorrida a la obra ubicada en el paraje Quintuco, en inmediaciones de la localidad neuquina de Las Lajas.

En efecto, el trabajo que se venía realizando está prácticamente terminado. Del medio millar de obreros afectados, apenas quedan unos 40 para terminar los últimos detalles de la obra.

Los trabajos de la estación espacial china comenzaron en 2013 y consistieron en la construcción de un edificio para instalar una antena de 35 metros de diámetro que pesa 450 toneladas para establecer las conexiones con el espacio profundo. Además de oficinas, en el predio hay viviendas para los científicos, un comedor y hasta un gimnasio para las actividades recreativas y físicas de quienes allí trabajan. Todo el proyecto tuvo un presupuesto de 50 millones de dólares.

“El proyecto tiene tres pasos: mandar la cosmonave a órbita, alunizar y regresar a China. “Ahora estamos en el paso dos”, aseguró Wang Ke, responsable general de la obra.

Si bien se había anunciado que las actividades en la estación comenzarán en marzo, las autoridades chinas fueron cautas a la hora de dar a conocer fechas exactas. Sí se sabe que la primera misión de control que tendrá la estación china será la del Chang’e 5, que estudiará la superficie de la Luna para luego regresar a la Tierra. A través de esta antena se recibirán los datos necesarios para coordinar el viaje de vuelta. Otras seis antenas instaló el gobierno chino en otros países del mundo, aunque ninguna es tan grande como la que se levantó en la Patagonia.

Las principales razones por las que China decidió construir este enorme centro espacial en el sur argentino es porque tiene un cielo muy diáfano y características geográficas ideales para observar y conectar con el espacio.
Revelan la verdad del proyecto
Los responsables de la estación espacial reiteraron que el objetivo es hacer exploraciones pacíficas en el espacio y que toda la actividad será informada al gobierno local. De esta manera se dejó de lado la polémica que se había originado cuando se conoció el proyecto, en 2012 de que estas instalaciones se utilizarían para fines militares.

En ese año, Argentina y China firmaron un acuerdo mediante el cual, se cederían tierras en el paraje neuquino de Quintuco por 50 años para que se instale la estación espacial.

A cambio, la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales (CONAE) tendrá derecho a usar un 10 por ciento del tiempo de la antena, lo que se demuestra en las oficinas especiales que se construyeron para los científicos argentinos.

En la cumbre del G20 del año pasado, la embajadora Susana Malcorra firmó un acuerdo con su par chino, Wang Yi, que enfatiza el uso civil de la estación de observación del espacio profundo.

Fuente: Yahoo en Español

Related Posts